Adiós al azúcar y la sal. La lucha de Reino Unido.

Adiós al azúcar y la sal. La lucha de Reino Unido.

Alimentos
Aug 5
/

El  Reino Unido confía en la frutas y hortalizas para mejorar la salud de sus  ciudadanos.

Un informe independiente plantea al parlamento británico la  necesidad de que legisle contra el azúcar y la sal y que lo médico receten el  consumo de productos hortofrutícolas. El Reino Unido ha puesto su mirada en las frutas y hortalizas para mejorar la alimentación  de sus ciudadanos. Un informe independiente, divulgado en la primera quincena  de julio, recomienda que los médicos deberían recetar su consumo.

El  autor del informe, Henry Dimbley, responsable de la Estrategia Nacional de  Alimentos, plantea al Parlamento aprobar un plan para incrementar los  impuestos a la comida basura y gravar con 3,4 euros el consumo de cada  kilogramo de azúcar y con 6,9 euros el de sal, vendidos al por mayor para ser  utilizados en alimentos procesados o restaurantes.

La  recaudación fiscal por estos gravámenes podría llegar a los 4.000 millones de  euros. Una alimentación baja en nutrientes contribuye a unas 64.000 muertes solo en Inglaterra y supone un coste para la economía de casi 86.000  millones de euros. La  exportación española de frutas y hortalizas entre enero y febrero al Reino  Unido fue de 302.190 toneladas, un 7% menos que en 2020.

Redacción ADN
Redacción

Generadora de contenidos audiovisuales para diferentes plataformas, produce desde la óptica de las necesidades de las personas que consumen información.

Adiós al azúcar y la sal. La lucha de Reino Unido.

Adiós al azúcar y la sal. La lucha de Reino Unido.

Alimentos
Aug 5
/

El  Reino Unido confía en la frutas y hortalizas para mejorar la salud de sus  ciudadanos.

Un informe independiente plantea al parlamento británico la  necesidad de que legisle contra el azúcar y la sal y que lo médico receten el  consumo de productos hortofrutícolas. El Reino Unido ha puesto su mirada en las frutas y hortalizas para mejorar la alimentación  de sus ciudadanos. Un informe independiente, divulgado en la primera quincena  de julio, recomienda que los médicos deberían recetar su consumo.

El  autor del informe, Henry Dimbley, responsable de la Estrategia Nacional de  Alimentos, plantea al Parlamento aprobar un plan para incrementar los  impuestos a la comida basura y gravar con 3,4 euros el consumo de cada  kilogramo de azúcar y con 6,9 euros el de sal, vendidos al por mayor para ser  utilizados en alimentos procesados o restaurantes.

La  recaudación fiscal por estos gravámenes podría llegar a los 4.000 millones de  euros. Una alimentación baja en nutrientes contribuye a unas 64.000 muertes solo en Inglaterra y supone un coste para la economía de casi 86.000  millones de euros. La  exportación española de frutas y hortalizas entre enero y febrero al Reino  Unido fue de 302.190 toneladas, un 7% menos que en 2020.

Redacción ADN
Redacción

Generadora de contenidos audiovisuales para diferentes plataformas, produce desde la óptica de las necesidades de las personas que consumen información.