El móvil y las redes sociales han disparado la comida digital.
2 MIN

El móvil y las redes sociales han disparado la comida digital.

Alimentos
Apr 17
/
2 MIN

El cerebro ayuda a comer: activa los sentidos que conducen al ser humano a tener una experiencia sensorial relacionada con la comida. Evidencias científicas señalan que la iconografía gastronómica marca los hábitos alimentarios de la persona. Es más, expertos resaltan que las imágenes de alimentos pueden ser útiles para estimular hábitos saludables, prevenir la obesidad o combatir trastornos alimentarios.

La comida digital despegó en el 2000 con los primeros teléfonos móviles con cámara. Dos décadas después, son una herramienta clave en la popularización de recetas exóticas y hábitos nutricionales: se fotografía lo que se come, sobretodo si la presentación impacta. Los medios de comunicación, canales de TV, libros de recetas e internet han disparado el gusto por la comida digital. Whatsapp ha multiplicado su consumo con la dinámica de capturar y compartir aquello que se degusta en la mesa familiar o de un restaurante. Las motivaciones para compartir la comida digital son vivenciales y simbólicas, aquellas que busca estatus social.

La costumbre de compartir fotos de la comida está modificando lo que come la gente.Quienes están enganchados a la comida digital aparecen encuadrados en dos grupos: aquellos que miran y fotografían alimentos con el objetivo de mejorar su nutrición y quienes hacen fotos por el placer de paladear un plato atractivo.

Redacción ADN
Redacción

Generadora de contenidos audiovisuales para diferentes plataformas, produce desde la óptica de las necesidades de las personas que consumen información.

El móvil y las redes sociales han disparado la comida digital.
2 MIN

El móvil y las redes sociales han disparado la comida digital.

Alimentos
Apr 17
/
2 MIN

El cerebro ayuda a comer: activa los sentidos que conducen al ser humano a tener una experiencia sensorial relacionada con la comida. Evidencias científicas señalan que la iconografía gastronómica marca los hábitos alimentarios de la persona. Es más, expertos resaltan que las imágenes de alimentos pueden ser útiles para estimular hábitos saludables, prevenir la obesidad o combatir trastornos alimentarios.

La comida digital despegó en el 2000 con los primeros teléfonos móviles con cámara. Dos décadas después, son una herramienta clave en la popularización de recetas exóticas y hábitos nutricionales: se fotografía lo que se come, sobretodo si la presentación impacta. Los medios de comunicación, canales de TV, libros de recetas e internet han disparado el gusto por la comida digital. Whatsapp ha multiplicado su consumo con la dinámica de capturar y compartir aquello que se degusta en la mesa familiar o de un restaurante. Las motivaciones para compartir la comida digital son vivenciales y simbólicas, aquellas que busca estatus social.

La costumbre de compartir fotos de la comida está modificando lo que come la gente.Quienes están enganchados a la comida digital aparecen encuadrados en dos grupos: aquellos que miran y fotografían alimentos con el objetivo de mejorar su nutrición y quienes hacen fotos por el placer de paladear un plato atractivo.

Redacción ADN
Redacción

Generadora de contenidos audiovisuales para diferentes plataformas, produce desde la óptica de las necesidades de las personas que consumen información.