Los consumidores europeos pierden la cabeza por los frutos tropicales y exóticos.

Los consumidores europeos pierden la cabeza por los frutos tropicales y exóticos.

Alimentos
Jan 9
/

Las frutas tropicales y exóticas rompen corsé en Europa y fortalecen la posición estratégica y dominante del puerto de Rotterdam en el continente. Las importaciones de frutas exóticas y tropicales han crecido por el este enclave de forma sustancial mientras España domina la producción de calidad de este tipo de productos.

El mercado de la Unión Europea para las frutas tropicales y exóticas ha entrado en otra dimensión. Las importaciones se han doblado en la última década. Los Países Bajos, como puerta de entrada para la importación de productos hortofrutícolas a las plazas comunitarias, han registrado un aumento del 68% de las importaciones de frutas exóticas entre 2015 y 2020. Los protagonistas de esta demanda son la pitaya, litchi y frutas de la pasión. Y es que Países Bajos, además del potencial de sus 17 millones de consumidores de un alto poder adquisitivo, se ha consolidado con el puerto de Rotterdam como un estratégico punto logístico con 1.200 empresas relacionadas al comercio exterior en operación.

Los datos que reflejan esta realidad están, también, en los mercados mayoristas españoles. En Mercabarna, el volumen de papaya comercializado se ha duplicado en los últimos cuatro años. En los supermercados, el consumidor demanda constantemente nuevas referencias. En España la producción de mango gira en torno a las 26.000 toneladas, mientras que la chirimoya ha alcanzado las 50.000 toneladas. Una producción contrastada en cantidad y calidad que sitúa a los productores españoles en una posición competitiva.

Redacción ADN
Redacción

Generadora de contenidos audiovisuales para diferentes plataformas, produce desde la óptica de las necesidades de las personas que consumen información.

Los consumidores europeos pierden la cabeza por los frutos tropicales y exóticos.

Los consumidores europeos pierden la cabeza por los frutos tropicales y exóticos.

Alimentos
Jan 9
/

Las frutas tropicales y exóticas rompen corsé en Europa y fortalecen la posición estratégica y dominante del puerto de Rotterdam en el continente. Las importaciones de frutas exóticas y tropicales han crecido por el este enclave de forma sustancial mientras España domina la producción de calidad de este tipo de productos.

El mercado de la Unión Europea para las frutas tropicales y exóticas ha entrado en otra dimensión. Las importaciones se han doblado en la última década. Los Países Bajos, como puerta de entrada para la importación de productos hortofrutícolas a las plazas comunitarias, han registrado un aumento del 68% de las importaciones de frutas exóticas entre 2015 y 2020. Los protagonistas de esta demanda son la pitaya, litchi y frutas de la pasión. Y es que Países Bajos, además del potencial de sus 17 millones de consumidores de un alto poder adquisitivo, se ha consolidado con el puerto de Rotterdam como un estratégico punto logístico con 1.200 empresas relacionadas al comercio exterior en operación.

Los datos que reflejan esta realidad están, también, en los mercados mayoristas españoles. En Mercabarna, el volumen de papaya comercializado se ha duplicado en los últimos cuatro años. En los supermercados, el consumidor demanda constantemente nuevas referencias. En España la producción de mango gira en torno a las 26.000 toneladas, mientras que la chirimoya ha alcanzado las 50.000 toneladas. Una producción contrastada en cantidad y calidad que sitúa a los productores españoles en una posición competitiva.

Redacción ADN
Redacción

Generadora de contenidos audiovisuales para diferentes plataformas, produce desde la óptica de las necesidades de las personas que consumen información.