Los Planes de Igualdad se generalizan en las empresas de distribución alimentaria.
3 MIN

Los Planes de Igualdad se generalizan en las empresas de distribución alimentaria.

Global
Mar 8
/
3 MIN

La distribución alimentaria ha adoptado los planes de igualdad como una de las mejores herramientas para avanzar hacia el ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas) número 5, referido a la igualdad entre los géneros. Según el análisis realizado por ASEDAS, Asociación Española de Empresas de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados, la gestión laboral desde la perspectiva de género se ha generalizado en los últimos años y las empresas asumen la cultura de la diversidad desde la equidad y la conciliación.

El perfil del trabajo en el supermercado se define por la estabilidad -con más del 80 por ciento de contratación fija-, por la calidad –con amplias posibilidades de carrera incrementadas por la transformación digital y por la sostenibilidad medioambiental- y por ser mayoritariamente femenino –alrededor del 70 por ciento-. El reto actual es seguir incrementando las promociones de mujeres hacia puestos directivos tanto en tienda como en administración, áreas en que algunas empresas están ya alcanzando niveles de más del 50 por ciento.

Los planes de igualdad en el sector de la distribución alimentaria están centrados en la conciliación de la vida personal y laboral de todos los empleados –que incluye retribuciones extraordinarias, excedencias o gestión flexible de vacaciones, entre otras-, en la aplicación de protocolos de gestión del acoso y en la garantía de homogeneidad en las retribuciones ante la realización de las mismas tareas.

“La distribución alimentaria ha adoptado en los últimos años la cultura de la diversidad a través de unos planes de igualdad que están consiguiendo captar el talento sin diferencias de género. Más allá de las implicaciones éticas que esto supone, las empresas están logrando favorecer la productividad gracias a la satisfacción en el trabajo”, dijo Ignacio García Magarzo, director general de ASEDAS.

La promoción de esta cultura de la diversidad se extiende, en el caso de franquicias y cooperativas, hacia los socios colaboradores, que también forman parte del cambio. Esto es así hasta el punto de que se calcula que las responsables de muchas de estas tiendas se acercan, en algunos casos, el 50 por ciento del total.

Redacción ADN
Redacción

Generadora de contenidos audiovisuales para diferentes plataformas, produce desde la óptica de las necesidades de las personas que consumen información.

Los Planes de Igualdad se generalizan en las empresas de distribución alimentaria.
3 MIN

Los Planes de Igualdad se generalizan en las empresas de distribución alimentaria.

Global
Mar 8
/
3 MIN

La distribución alimentaria ha adoptado los planes de igualdad como una de las mejores herramientas para avanzar hacia el ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas) número 5, referido a la igualdad entre los géneros. Según el análisis realizado por ASEDAS, Asociación Española de Empresas de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados, la gestión laboral desde la perspectiva de género se ha generalizado en los últimos años y las empresas asumen la cultura de la diversidad desde la equidad y la conciliación.

El perfil del trabajo en el supermercado se define por la estabilidad -con más del 80 por ciento de contratación fija-, por la calidad –con amplias posibilidades de carrera incrementadas por la transformación digital y por la sostenibilidad medioambiental- y por ser mayoritariamente femenino –alrededor del 70 por ciento-. El reto actual es seguir incrementando las promociones de mujeres hacia puestos directivos tanto en tienda como en administración, áreas en que algunas empresas están ya alcanzando niveles de más del 50 por ciento.

Los planes de igualdad en el sector de la distribución alimentaria están centrados en la conciliación de la vida personal y laboral de todos los empleados –que incluye retribuciones extraordinarias, excedencias o gestión flexible de vacaciones, entre otras-, en la aplicación de protocolos de gestión del acoso y en la garantía de homogeneidad en las retribuciones ante la realización de las mismas tareas.

“La distribución alimentaria ha adoptado en los últimos años la cultura de la diversidad a través de unos planes de igualdad que están consiguiendo captar el talento sin diferencias de género. Más allá de las implicaciones éticas que esto supone, las empresas están logrando favorecer la productividad gracias a la satisfacción en el trabajo”, dijo Ignacio García Magarzo, director general de ASEDAS.

La promoción de esta cultura de la diversidad se extiende, en el caso de franquicias y cooperativas, hacia los socios colaboradores, que también forman parte del cambio. Esto es así hasta el punto de que se calcula que las responsables de muchas de estas tiendas se acercan, en algunos casos, el 50 por ciento del total.

Redacción ADN
Redacción

Generadora de contenidos audiovisuales para diferentes plataformas, produce desde la óptica de las necesidades de las personas que consumen información.