UPA Andalucía defiende un consumo responsable y sostenible de los productos agrarios.
3 MIN

UPA Andalucía defiende un consumo responsable y sostenible de los productos agrarios.

Global
Mar 8
/
3 MIN

Una norma excesivamente centrada en los residuos, que deja de lado muchos otros aspectos vinculados precisamente con la economía circular. Es el resumen del análisis que hacemos desde UPA Andalucía a la futura Ley de Economía Circular y que el vicesecretario general de Desarrollo Rural, Agua y Acción Sindical, Roque García, ha expuesto en la comparecencia ante la Comisión de Agricultura del Parlamento de Andalucía.

Considerando que el texto de la ley “adolece de consistencia”,y siempre en la defensa que hacemos desde UPA Andalucía por un consumo responsable de los productos agrarios, demandamos incorporar a la norma la posibilidad de que las organizaciones agrarias participen de forma activa en la realización de campañas de información y sensibilización dirigidas a la ciudadanía para fomentar ese consumo más sostenible de nuestras producciones. Con todo, hemos insistido en que más importante que una Ley de Economía Circular es que el sector primario cuente con la Ley de la Agricultura y la Ganadería de Andalucía cuyo borrador sigue estando escondido en un cajón.

“El objetivo fundamental de esta ley tiene que ser implementar el modelo de economía circular. Por eso entendemos que no se deberían dejar tantos aspectos en el aire escudándose en un posterior desarrollo reglamentario y establecer plazos y presupuesto para su consecución. De lo contrario, muchas cuestiones podrían quedar en papel mojado”, destaca Roque García. “Queremos ser actores principales, participando de manera directa en las acciones que conciernen al sector agrario y a los ciudadanos para contribuir, en la medida de lo posible, a la mejora del medio ambiente y al consumo responsable de todos los productos”, añade el vicesecretario general de UPA Andalucía.

Además, desde nuestra Organización entendemos que es de “vital importancia en todos los sectores” y, como no podía ser de otra manera en el primario, llevar a cabo una“buena gestión de bienes no vendidos”. Para ello, consideramos que es necesaria la “priorización de otros usos a dichos bienes”, de ahí que defendemos la creación de un “órgano dependiente de la Consejería cuya función sea la de gestionar proyectos para dar otros destinos a bienes no vendidos o, en su caso, como ocurre con algunos productos en agricultura, a los cosechados en verde”, destaca Roque García.

En lo referente al desperdicio alimentario, proponemos la modificación de la definición contenida en el artículo 3 para que coincida con la prevista en el anteproyecto de Ley de Prevención de las Pérdidas y el Desperdicio, quedando la siguiente redacción: “(…) productos agrícolas y alimentarios descargados de la cadena alimentaria que siguen siendo perfectamente comestibles y adecuados para el consumo humano y que, a falta deposibles usos alternativos, terminan desechados como residuo”.

En definitiva, desde UPA Andalucía entendemos, y así se lo ha trasladado Roque García a los miembros de la Comisión, que hay “mucho margen de maniobra para tener una Ley de Economía Circular de verdad, integral, con ambición, con futuro y con proyección”, por lo que esperamos que nuestras consideraciones sean tenidas en cuenta.

Redacción ADN
Redacción

Generadora de contenidos audiovisuales para diferentes plataformas, produce desde la óptica de las necesidades de las personas que consumen información.

UPA Andalucía defiende un consumo responsable y sostenible de los productos agrarios.
3 MIN

UPA Andalucía defiende un consumo responsable y sostenible de los productos agrarios.

Global
Mar 8
/
3 MIN

Una norma excesivamente centrada en los residuos, que deja de lado muchos otros aspectos vinculados precisamente con la economía circular. Es el resumen del análisis que hacemos desde UPA Andalucía a la futura Ley de Economía Circular y que el vicesecretario general de Desarrollo Rural, Agua y Acción Sindical, Roque García, ha expuesto en la comparecencia ante la Comisión de Agricultura del Parlamento de Andalucía.

Considerando que el texto de la ley “adolece de consistencia”,y siempre en la defensa que hacemos desde UPA Andalucía por un consumo responsable de los productos agrarios, demandamos incorporar a la norma la posibilidad de que las organizaciones agrarias participen de forma activa en la realización de campañas de información y sensibilización dirigidas a la ciudadanía para fomentar ese consumo más sostenible de nuestras producciones. Con todo, hemos insistido en que más importante que una Ley de Economía Circular es que el sector primario cuente con la Ley de la Agricultura y la Ganadería de Andalucía cuyo borrador sigue estando escondido en un cajón.

“El objetivo fundamental de esta ley tiene que ser implementar el modelo de economía circular. Por eso entendemos que no se deberían dejar tantos aspectos en el aire escudándose en un posterior desarrollo reglamentario y establecer plazos y presupuesto para su consecución. De lo contrario, muchas cuestiones podrían quedar en papel mojado”, destaca Roque García. “Queremos ser actores principales, participando de manera directa en las acciones que conciernen al sector agrario y a los ciudadanos para contribuir, en la medida de lo posible, a la mejora del medio ambiente y al consumo responsable de todos los productos”, añade el vicesecretario general de UPA Andalucía.

Además, desde nuestra Organización entendemos que es de “vital importancia en todos los sectores” y, como no podía ser de otra manera en el primario, llevar a cabo una“buena gestión de bienes no vendidos”. Para ello, consideramos que es necesaria la “priorización de otros usos a dichos bienes”, de ahí que defendemos la creación de un “órgano dependiente de la Consejería cuya función sea la de gestionar proyectos para dar otros destinos a bienes no vendidos o, en su caso, como ocurre con algunos productos en agricultura, a los cosechados en verde”, destaca Roque García.

En lo referente al desperdicio alimentario, proponemos la modificación de la definición contenida en el artículo 3 para que coincida con la prevista en el anteproyecto de Ley de Prevención de las Pérdidas y el Desperdicio, quedando la siguiente redacción: “(…) productos agrícolas y alimentarios descargados de la cadena alimentaria que siguen siendo perfectamente comestibles y adecuados para el consumo humano y que, a falta deposibles usos alternativos, terminan desechados como residuo”.

En definitiva, desde UPA Andalucía entendemos, y así se lo ha trasladado Roque García a los miembros de la Comisión, que hay “mucho margen de maniobra para tener una Ley de Economía Circular de verdad, integral, con ambición, con futuro y con proyección”, por lo que esperamos que nuestras consideraciones sean tenidas en cuenta.

Redacción ADN
Redacción

Generadora de contenidos audiovisuales para diferentes plataformas, produce desde la óptica de las necesidades de las personas que consumen información.