El proyecto Crescere busca nuevas fuentes de proteínas vegetales en frutas y hortalizas.
2 MIN

El proyecto Crescere busca nuevas fuentes de proteínas vegetales en frutas y hortalizas.

Global
Mar 15
/
2 MIN

8 empresas desarrollan el proyecto CRESCERE en la búsqueda de nuevas fuentes de proteínas vegetales. El consorcio empresarial ha sido promovido por el Clúster Food+i, que trabaja por la mejora competitiva de sus empresas promoviendo proyectos innovadores.

La demanda de proteínas de origen vegetal se ha disparado, en los últimos años, por la búsqueda de alimentos sanos y nutritivos. Las previsiones señalan que para 2035 el consumo de productos transformados basados en proteína vegetal crecerá un 14%. Es decir, se pasará de los 13 millones de toneladas métricas a los 100.

Este panorama ha conducido al Cluster Food+i a promover la creación de un consorcio empresarial para hacer frente al desafío de encontrar nuevas fuentes de proteínas vegetales, con el objetivo de diversificar la dieta y aportar otros nutrientes, sin olvidar la variedad y la riqueza del sabor.

La ruta trazada en esta búsqueda ha colocado al brócoli, las coles Bruselas, el repollo, la coliflor, la berza y verde y la común, la moringa, la algarroba, la chufa, las habas, diferentes hongos y el lupinus dulce del que se extrae el altramuz, en los objetivos de estudio. Las empresas, impulsoras del proyecto CRESCERE, pretende aumentar el valor añadido de plantas con alto valor nutricional y quimiopreventivo mediante el desarrollo de nuevos usos y aplicaciones.

Redacción ADN
Redacción

Generadora de contenidos audiovisuales para diferentes plataformas, produce desde la óptica de las necesidades de las personas que consumen información.

El proyecto Crescere busca nuevas fuentes de proteínas vegetales en frutas y hortalizas.
2 MIN

El proyecto Crescere busca nuevas fuentes de proteínas vegetales en frutas y hortalizas.

Global
Mar 15
/
2 MIN

8 empresas desarrollan el proyecto CRESCERE en la búsqueda de nuevas fuentes de proteínas vegetales. El consorcio empresarial ha sido promovido por el Clúster Food+i, que trabaja por la mejora competitiva de sus empresas promoviendo proyectos innovadores.

La demanda de proteínas de origen vegetal se ha disparado, en los últimos años, por la búsqueda de alimentos sanos y nutritivos. Las previsiones señalan que para 2035 el consumo de productos transformados basados en proteína vegetal crecerá un 14%. Es decir, se pasará de los 13 millones de toneladas métricas a los 100.

Este panorama ha conducido al Cluster Food+i a promover la creación de un consorcio empresarial para hacer frente al desafío de encontrar nuevas fuentes de proteínas vegetales, con el objetivo de diversificar la dieta y aportar otros nutrientes, sin olvidar la variedad y la riqueza del sabor.

La ruta trazada en esta búsqueda ha colocado al brócoli, las coles Bruselas, el repollo, la coliflor, la berza y verde y la común, la moringa, la algarroba, la chufa, las habas, diferentes hongos y el lupinus dulce del que se extrae el altramuz, en los objetivos de estudio. Las empresas, impulsoras del proyecto CRESCERE, pretende aumentar el valor añadido de plantas con alto valor nutricional y quimiopreventivo mediante el desarrollo de nuevos usos y aplicaciones.

Redacción ADN
Redacción

Generadora de contenidos audiovisuales para diferentes plataformas, produce desde la óptica de las necesidades de las personas que consumen información.